Suscríbete a Renuevo de Plenitud
Compartir en Facebook

Ingrese su información para Accesar GRATUITAMENTE a su correo. Empieza bien tu día.





Síganos en las redes sociales!

Plan De Vida Para Un Nuevo Año.

El nuevo año te invita a “volver a empezar” ó “elegir como seguir”…

Prepararnos para vivir un año a pleno requiere ocuparnos de nuestro cuerpo y alimentar el alma evitando los excesos de “exigencias”, de rencores y desánimo y que no falten “consideraciones” hacia nosotros mismos, como para los demás, gestos de perdón o gratitud, abrazos y charlas intimas, sueños y proyectos…
Este artículo sugiere:
 Hacer un balance del año vivido. Reflexionar cuál es su estado actual y en qué quiere modificarlo.
v Tomar conciencia de su capacidad y responsabilidad para planificar como quiere vivir el nuevo año. 
 Fijar el Plan de vida del nuevo año a través de conductas concretas. Establecer los objetivos y las metas que se proponga para este año en las distintas áreas de su vida (pareja, familia, amigos, trabajo, estudio, etc).
Este año es el primer año de vida del resto de tus años…. una oportunidad para elegir lo que querés que te acompañe y sea parte de tu año, y para despedir o soltar lo que no querés que siga con vos. 
Es un tiempo de reflexión para elegir nuevos emprendimientos; o para quienes ya los han elegido pero no los han logrado o no se han permitido llevarlos a cabo. 
Es para quienes quieren recuperar sus sueños y hacerlos realidad… para quienes quieren dejar la “parada” y comenzar a transitar el camino que los lleve a los lugares que anhelan … ocuparse de las áreas de su vida más descuidadas o necesitadas… y a reforzar las más sanas…
1) ¿Cuál es la mejor actitud para iniciar un nuevo año?
Una actitud reflexiva, para repensar lo pasado; humilde, para reconocer errores y esperanzadora, para proyectar un año nuevo. 
Balance…no es solo para contadores..
Al comenzar este año es importante hacer un balance del 2009. Implica detectar los “ingresos” (los bienes que incorporé a mi vida): afectos, conocimientos, recursos materiales, virtudes; qué recibí?; qué decisiones acertadas tomé?, qué sumó vida a mi año? 
Enumerar los “egresos”: qué dí?, qué invertí?, qué conductas equivocadas tuve?, qué perdí?, que dañé o descuidé?. 
Detallar las “ganancias”: valorar los aciertos, las puertas que abrí, las heridas que cerré, lo que logré (en el área física, emocional, mental). 

Programando metas para el nuevo año
¿Programamos nuestra vida o tenemos un destino marcado?
El destino es la consecuencia de nuestras elecciones, de lo contrario no seríamos seres esencialmente libres. Hablar de metas, es hablar de responsabilidad, de elección y esto se opone al concepto de destino o de vida ya programada.
El hombre quiso conocer su futuro desde tiempos inmemorables, para lo cual apeló a los brujos, oráculos y otros representantes de lo oculto, producto esto entre otras de la ignorancia.
En la actualidad masas confían en astrólogos, futurólogos, videntes con los mismos fines: conocer el futuro, la fecha de su muerte, como le irá en el amor, el trabajo; sin embargo científicos del comportamiento humano han reemplazado el concepto mágico de “destino” por la noción del “argumento de vida” (programa o plan) concebido en la infancia, en base a las influencias parentales que luego se olvida o reprime pero continúa sus efectos.
Si bien es imposible predecir el destino, si es posible detectar el argumento (el programa de nuestra biocomputadora: cerebro) y hacer modificaciones o reparaciones. El programa tiene ciertas capacidades, limitaciones, hay cosas que las puedo hacer y otras no, puedo estar mejor programado para desempeñarme bien en conductas referidas al trabajo o en la vida efectiva y no tanto para la vida social y los deportes, por ejemplo; o tener buenos modelos para desarrollar un talento artístico y menos para lo intelectual, o un programa limitado para desarrollar actitudes de disfrute y descanso, y estar programado para el esfuerzo y el trabajo, etc.
Hay infinidad de combinaciones pero lo bueno es que en todas hay aspectos valiosos y otros potencialmente útiles para vivir mejor.
¿Podemos cambiar nuestro programa?
Los humanos tenemos capacidad ilimitada de cambios, de aprendizaje; distinto a los animales inferiores, como insectos, que poseen un margen muy pequeño para desviarse de su programación genética. Toda nuestra vida dependerá en parte del entorno o mundo familiar donde fuimos criados. 
Formamos ese programa bajo influencia parental o familiar y este dirige la conducta en los aspectos más importantes (nuestra vida efectiva, nuestra manera de pensar y actuar). Dicho plan es inconsciente mayormente. La investigaciones muestran que esto sucede en lo positivo como lo negativo, aprendemos lo que vale la pena repetir y también repetimos los modelos que tampoco fueron buenos para nuestros antecesores. Pero siempre existe un grado de libertad de decisión.
Programar metas?
Programar, según el diccionario de la Real Academia significa “declaración de lo que se piensa hacer”. Declarar con nuestra voz a nosotros mismos o a alguien lo que desearíamos lograr le da poder a lo que decimos, funciona como un edicto.
¿Qué es una meta?
Meta significa dar fin a una obra, con lo cual implica que hay un trabajo que realizar, conductas y herramientas a utilizar… una obra que emprender.
2) ¿Es bueno tener pocos o muchos proyectos? ¿Grandes o modestos?.
El secreto esta en la planificación y la administración del tiempo. Las posibilidades o recursos con los que se cuentan pueden definir si es grande o modesto. De todos modos juega un papel muy importante, lo subjetivo, por ejemplo: si el proyecto responde a un sueño personal tendrá una significación diferente a si se trata de una expectativa social. En cuanto a la cantidad, el tiempo nos ordena, nos da la medida o magnitud de los proyectos . A veces es preferible menos frutos pero grandes y bien cuidados que muchos y pequeños. La rama sobrecargada de manzanas se puede quebrar.
3) ¿Es bueno no tener proyectos?
No. Si sabemos a donde vamos, tenemos garantizados un 50% del éxito, para lo cual es conveniente dedicar parte de nuestro tiempo para encontrar nuestro “norte”, para proyectar, supervisar y evaluar como vamos y hacer ajustes. Tener en claro nuestra meta. El detalle del plan (los pasos concretos que tenemos que hacer) es el mapa con su hoja de ruta, que nos guía en el camino.
La fijación de objetivos de cambio o metas de vida es uno de los procedimientos fundamentales que debemos realizar al iniciar este año.
Aunque parece sencillo y natural, se contrapone frontalmente con ciertas creencias ilógicas o mágicas, como el concepto de “destino”, mas allá de nuestra capacidad de decisión; o que “ya soy así, no puedo cambiar”, o factores genéticos hereditarios, como causas de comportamientos, que se deben realmente a ideas erróneas acerca de uno mismo o el mundo; o a estrategias inadecuadas para alcanzarlos.
Nuestra fijación de metas y objetivos presupone que:

A) Soy responsable de lo que pienso, imagino, siento, digo y hago. Y puedo cambiar cualquiera de estas variables a voluntad, si lo elijo y aprendo cómo hacerlo.
B) Tengo derecho a decidir qué hago con mi vida: cómo invierto mi tiempo, mis afectos, mis energías, mi dinero…. y mis talentos.
C) Puedo estimar las posibles consecuencias de mis decisiones y conductas.
D) Somos hijos del pasado y padres del porvenir.
Para elaborar nuestras Metas es necesario:
1- Reconocer qué queremos alcanzar, diferenciándolo de lo que los demás esperan de nosotros.
2- Emplear los recursos (materiales, afectivos, intelectuales, tiempo, talentos, etc.) de los que disponemos en el presente.
3- Planificar racionalmente el futuro de acuerdo a los objetivos actuales.
Algunas claves para alcanzar los objetivos.
- Definir resultados, especificar claramente lo que se quiere lograr.
- Generar un plan que cuando sea seguido logre esos resultados.
- Desarrollar la motivación interna para ponerse en acción (Ej.: Construir un logro en mi mente)
- Compartir su visión o proyecto con las personas de contención que cuente (familia, amigos, etc.). 
- Generar la confianza en usted mismo y en quien pueda colaborar en la concreción del objetivo. (Ej. crea en su capacidad de lograrlo, si otras personas han podido, porqué usted no?). 
- Infundir determinación en usted o los suyos, sea su familia o su empresa, para no abandonar ante los obstáculos. Desistir ante la adversidad es el 80% de las causas de los fracasos personales, familiares o laborales.
- Pedir ayuda. Aprenda de quienes tienen éxito en sus proyectos, busque bibliografía y recurra a profesionales del comportamiento. Un buen consejo puede evitar dolores de cabeza.
Indicadores de fallas en la administración del tiempo?
Distracción: iniciar y no completar lo planeado.
Dispersión: muchas tareas inconclusas. Activo no es igual a Productivo. Impuntualidad. 
Mediocridad: ocupar el tiempo en tareas poco valiosas, útiles, que no dejan una enseñanza, un valor agregado a alguien.
Sugerencias para mejorar
Usar agenda. 
Organizar el día. Tomar unos minutos al comenzar el día puede ahorrar muchos tiempos vacíos o equivocados.
Jerarquizar tareas en tiempo y espacio.
4) ¿Qué pasará a fin de año si no se cumplieron?
Habrá desilusión o frustración si no se comprendió el porqué , las causas , y para evitarlo se recomienda aceptar la media copa vacía y celebrar la media copa llena. Perdonar y perdonarme los errores, renovar los sueños y las estrategias para alcanzarlos…
¿Qué hacemos con la frustración de lo que no resultó hasta ahora?
Los errores, capitalizarlos como aprendizaje, evitar repetirlos o transformarlos en propósitos de cambio. Aceptar y reconocer lo sucedido, lo no logrado o el daño recibido o generado. No permitir la condenación o la culpa porque esto conlleva odio, resentimiento y desazón, la tríada causal de tantas enfermedades del alma que no dejan de reflejarse en el cuerpo. 

Todos somos obradores de nuestra empresa personal, responsables de lo que hacemos o dejamos de hacer. Como profesional de la salud es mi deseo acercar a través de mi quehacer científico herramientas que nos aportan las ciencias del comportamiento para comprender y resolver aspectos de nuestra personalidad, que puedan ser un obstáculo de la realización personal y la concreción de metas o sueños. Así como para optimizar y aprovechar las virtudes, talentos y dones que como seres humanos poseemos para hacer de nuestro diario vivir una vida con sentido.
A usted lector lo exhorto y animo a que haga de este año una planificación provechosa… de su vida y su tiempo…. resistiendo y renunciando a hábitos, pensamientos, emociones que lo empobrecen en las diferentes áreas de realización personal (familia, pareja, trabajo, amigos, hobby, nuevos proyectos, talentos y dones) y haciéndose tiempo para aquello que le permite obrar saludablemente en su plano físico, emocional, mental y espiritual. 
Construir un nuevo año que valga la pena celebrar y que sume vida a los años!!!!!
Dra. M. Florencia Olivieri
Coordinadora general
Consultora en Psicología “El Obrador”
San Martín 28 Ep “E”
Bahia Blanca, Argentina– Tel:0291-4562926

Quantcast