Suscríbete a Renuevo de Plenitud
Compartir en Facebook

Ingrese su información para Accesar GRATUITAMENTE a su correo. Empieza bien tu día.





Síganos en las redes sociales!

¿Dónde Está Dios Cuando Más Lo Necesitamos?

Sally saltó de su asiento cuando vio salir al cirujano.
Le preguntó:«¿Cómo esta mi pequeño?, ¿va a ponerse bien?, ¿cuándo lo podré ver?».
El cirujano dijo: «Lo siento; hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance».

Sally dijo, consternada:«¿Por qué a los niños les da cáncer? ¿Es qué acaso Dios ya no se preocupa por ellos? DIOS,
¿Dónde estabas cuando mi hijo te necesitaba?».
El cirujano dijo: «Una de las enfermeras saldrá en un momento para dejarte pasar unos minutos con los restos de tu hijo antes de que sean llevados a la Universidad».

Sally pidió a la enfermera que la acompañara mientras se despedía de su hijo. Recorrió con su mano su cabello rojizo.
La enfermera le preguntó si quería conservar uno de los rizos. Sally asintió.
La enfermera cortó el rizo, lo colocó en una bolsita de plástico y  se la dió a Sally.

Sally dijo: «Fue idea de Jimmy donar su cuerpo a la Universidad para ser estudiado. Dijo que podría ayudar a alguien más. Eso es lo que el deseaba.
Yo al principio me negué, pero él me dijo ‘Mami, no lo usaré después de que muera, y tal vez ayudará a que un niñito disfrute de un día mas junto a su mamá.
Mi Jimmy tenía un corazón de oro, siempre pensaba en los demás y deseaba ayudarlos como pudiera».

Sally salió del Hospital Infantil por última vez, después de haber permanecido ahí la mayor parte de los últimos 6 meses.

Colocó la maleta con las pertenencias de Jimmy en el asiento del auto, junto a ella. Fue difícil manejar de regreso a casa, y más difícil aún entrar a una casa vacía. Llevó la maleta a la habitación de Jimmy y colocó los autos miniatura y todas sus demás cosas justo  como el siempre las tenía. Se acostó en la cama y lloró hasta quedarse dormida, abrazando la pequeña almohada de Jimmy.

Despertó cerca de la medianoche y junto a ella había una hoja de papel doblada. Abrió la carta, que decía:
«Querida mami: Sé que vas a echarme de menos, pero no pienses que te he olvidado o he dejado de amarte sólo porque ya no estoy ahí para decirte TE AMO. Pensaré en tí cada día, mamita, y cada día te amaré aún más. Algún día nos volveremos a ver.

Si deseas adoptar a un niño para que no estés tan solita, podrá estar en mi habitación y podrá jugar con todas mis cosas. Si decides que sea una niña, probablemente no le gustarán las mismas cosas que a los niños, y tendrás que comprarle muñecas y cosas de esas.

No te pongas triste cuando pienses en mí; este lugar es grandioso. Los abuelos vinieron a recibirme cuando llegué y me han mostrado casi todo de acá, pero tomará algo de tiempo verlo todo.
Los Ángeles son muy amistosos y me encanta verlos volar. Jesús no se parece a todas las imágenes que vi de Él, pero supe que  era Él tan pronto y lo vi.

Jesús me llevó a ver a DIOS! ¿Y qué crees, mami?  Me senté en su regazo y le hablé y Él me escuchó con mucha paciencia, también me dijo que yo soy una personita muy pero muy importante. Le dije a Dios que quería escribirte una carta para despedirme y todo eso, aunque sabía que no estaba permitido.
Dios me dió papel y Su pluma personal para escribirte esta carta. Creo que se llama Gabriel el ángel que te la dejará caer.

Dios me dijo que te respondiera a lo que Le preguntaste: ‘¿Dónde estaba Él cuando yo lo necesitaba?’. Dios me dijo que estaba en el mismo lugar, en el que estuvo cuando su otro hijo, JESÚS, agonizaba en la cruz.
Mami, Él estuvo junto a mí consolándome y dándome fuerzas y alentándome, así como lo está con todos Sus hijos.

Esta noche estaré a la mesa con Jesús, para la cena. Sé que la comida será fabulosa. Casi olvido decirte… Ya no tengo ningún dolor; el cáncer se ha ido. Me alegra, pues ya no podía resistir tanto dolor y Dios no podía resistir verme sufrir de ese modo, así que envió al Ángel de la Misericordia para llevarme.
¡El Ángel me dijo que yo era una Entrega Especial!»

Firmado con amor, de: Dios, Jesús y Yo.

“Tómate un minuto y haz una pequeña oración, por aquellos seres que amas, pide que Dios los libre de carga, dolor y sufrimiento.
Luego descansa y observa el poder de Dios trabajar en tu vida por haber hecho algo que le agrada, sabiendo que Él está trabajando en las vidas de otras personas”

Sólo habla con Él. Recuerda que Él esta contigo.
¡Qué disfrutes tu día!

Proverbios 3:5-6.
«Fíate del Señor de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas.»

Quantcast