Suscríbete a Renuevo de Plenitud
Compartir en Facebook

Ingrese su información para Accesar GRATUITAMENTE a su correo. Empieza bien tu día.





Síganos en las redes sociales!

La Última Tentación de Jesús.

Liderazgo-Tentacion-ManzanaLa prensa lo divulgó…Los grupos religiosos se escandalizaron..Los productores de cine lo lanzaron con satisfacción….muchos lo ignoraron y otros curiosamente acudieron a verla. Era la Película La Última Tentación de Jesús que estaba en las pantallas en casi todo el mundo.

Pero, más allá de la película…..en realidad ¿ cuál fue la última tentación de Jesús ?.

Nadie lo sabe, pero la Biblia si habla de la Primera tentación de Jesús. Es la gran tentación porque es la única registrada en la Biblia y está registrada con detalles y es sin duda el resumen de toda una confabulación sin éxito lanzada contra el Hijo de Dios y de esa tentación podemos rescatar bellas joyas que nos ayudarán a enfrentar las nuestras.

Podemos estar seguro que la diferencia entre la primera y las demás de las tentaciones no fue muy grande ya que el tentador no tiene muchas variantes en el fondo de sus tentaciones, él varia las formas pero el fondo siempre es el mismo.

“Hermano, yo no quería caer, pero la tentación fue tan fuerte que no pude soportar. Dios sabe, que yo no quería pero no pude…esa tentación estuvo más allá de mis fuerzas”. ¿Le suena familiar?.

¿ Jesús fue tentado ? La Biblia dice así: “Él fue tentado en todo, pero sin pecar” Hebreos 4:15.

Veamos:

Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu al desierto. Allí estuvo

cuarenta días y fue tentado por el diablo. No comió nada durante esos días, pasados los cuales tuvo

hambre.

—Si eres el Hijo de Dios —le propuso el diablo—, dile a esta piedra que se convierta en pan. Jesús le

respondió:

—Escrito está: “No sólo de pan vive el hombre.”

Entonces el diablo lo llevó a un lugar alto y le mostró en un instante todos los reinos del mundo.

—Sobre estos reinos y todo su esplendor —le dijo—, te daré la autoridad, porque a mí me ha sido

entregada, y puedo dársela a quien yo quiera. Así que, si me adoras, todo será tuyo.

Jesús le contestó:

—Escrito está: “Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a él.”

El diablo lo llevó luego a Jerusalén e hizo que se pusiera de pie en la parte más alta del templo, y le

dijo:

—Si eres el Hijo de Dios, ¡tírate de aquí! Pues escrito está: “Ordenará que sus ángeles te cuiden.

Te sostendrán en sus manos para que no tropieces con piedra alguna.”

—También está escrito: “No pongas a prueba al Señor tu Dios”​ —le replicó Jesús.

Así que el diablo, habiendo agotado todo recurso de tentación, lo dejó hasta otra oportunidad”.

Mateo 4:1-11.

Mateo, Marcos y Lucas hablan de la tentación de Jesús. ninguno de ellos estuvo presente. ¿ Entonces, cómo lo supieron ?. Sin duda Jesús mismo se los reveló a ellos en preparación, como lección importante que todo aquel que quiere servir a Dios necesita entender.

Lecciones prácticas diarias sobre la Tentación:

TENTADO CON DOBLE PROPÓSITO.

No hay tentación sin propósito. Toda tentación tiene un doble propósito. Uno negativo y otro positivo.

Propósito negativo:

“Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu al desierto.

Allí estuvo cuarenta días y fue tentado por el diablo”. Lucas 4:1,2.

El Señor primero fue bautizado y lleno del Espíritu y el Evangelista Marcos agrega que “ Inmediatamente a ser bautizado fue llevado por el Espíritu al Desierto”. El hecho que la tentación vino a él inmediatamente a su bautismo y a su llenura tiene un profundo significado. El tentador buscó la oportunidad para obstaculizar en Jesús la realización de la tarea confirmada para él en el bautismo.

La tarea de un ministerio lleno del Espíritu. El tentador trataría de derrotarlo para llevarlo a la desobediencia a Dios y así convertir su tarea encomendada en una misión imposible.

El Tentador siempre quiere como lo hizo con el Señor Jesús llevarnos a la desobediencia a vivir fuera de los principios de Dios.

Propósito Positivo:

“Y fue llevado por el Espíritu al Desierto”. Allí fue tentado. La gran pregunta es: ¿Por qué el Espíritu lo llevó allí donde sería tentado?.

Nunca olvidemos dos cosas:

Primero, Dios controla todo lo que ocurre y

segundo, Pruebas, tentaciones y crisis son herramientas en sus manos para construir el carácter de sus hijos.

Toda tentación tiene además de un propósito negativo diseñado por el tentador, un propósito positivo permitido por Dios.

El propósito positivo se contempla cuando recordamos que Adam perdió su libertad, su propósito en la vida y su pureza en una tentación en el jardín según el libro de Génesis y Jesús como el segundo Adam vencería la tentación en un desierto. Primer propósito positivo fue recuperar en un desierto lo que el primer hombre al ceder a la tentación perdió en un jardín. Una tentación no es tan mala cuando se ve desde la perspectiva de Dios. Venciendo la tentación diaria puede ser un camino para recuperar lo que perdimos en circunstancias mejores por nuestra desobediencia.

Alguien una vez me preguntó:

¿Hay una segunda oportunidad con Dios? Porque yo una vez cometí un terrible pecado y no me he podido levantar.

Le contesté :

“Nuestro Dios es Dios de Oportunidades. Quizás lo perdiste en un jardín y hay una segunda oportunidad, pero vas a tener que rescatarlo no en un jardín, sino en un desierto, en el desierto de la soledad, la sequedad, el dolor y la pena, pero allí puedes vencer y allí recuperar lo que perdiste en el jardín”.


“El Paraíso se perdió en un jardín y se recuperó en un desierto” Scroogie.

Cuando la Biblia dice que “fue llevado para ser tentado por el diablo, la palabra tentado en griego es:

(πειρασθῆναι, peirasthēnai, aor. pass. inf.) que sugiere: “Propósito” . Jesús experimentaría de esa manera que el Espíritu no solo nos guía a “Cosas buenas”, sino también a “Confrontar las cosas malas”. Hay cosas malas que se tienen que confrontar y a veces la tentación experimentada es una oportunidad no para caer en las cosas malas, sino para confrontarlas y no hay mejor manera que confrontar la tentación con un definitivo y rotundo NO.

Probablemente en su mente usted dice: “Espere un momento. Me dice que el Espíritu llevó a Jesús para ser tentado y ¿cómo se reconcilia esa declaración con la expresión de Santiago 1:13 que dice: “Dios no puede ser tentado y Dios no tienta a nadie”.?

No es una contradicción ya que el verbo tentar en griego: (πειράζω, peirazō) es realmente usado en dos maneras, en un sentido malo y en un sentido bueno. Un sentido malo cuando alguien como el tentador tienta para hacerme desobedecer y en un sentido bueno cuando Dios nos prueba para revelar y desarrollar nuestro carácter interno. Porque Dios es soberano, en última instancia Dios está en control. Un mismo evento puede ser una tentación del tentador y a la vez una prueba divina para revelar y desarrollar nuestro ser interno.

Un ejemplo de todo esto es el caso de José en el libro de Génesis cuando sus hermanos que planearon matarlo decidieron venderlo a una caravana de mercaderes y terminó en la cárcel por no ceder a la tentación, al pasar los años y encontrarse con sus hermanos , José declaró estas poderosas palabras:

“Yo soy José, el hermano de ustedes, a quien vendieron a Egipto. Pero ahora, por favor no se aflijan

más ni se reprochen el haberme vendido, pues en realidad fue Dios quien me mandó delante de

ustedes para salvar vidas”. Génesis 45:4,5.

“Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo

que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente”. Génesis 50:20

Esta fue la clase de tentación o prueba que Dios padre permitió en su hijo Jesús en el desierto, así como probó a Adam en el jardín y falló y como probó al pueblo de Israel por 40 años en el desierto y también fallaron. Jesús fue probado por cuarenta días no en un jardín sino en un desierto y venció y recuperó así lo perdido. De la misma manera tú puedes vencer en el desierto de tu vida lo que perdiste en el jardín de la prosperidad, éxito o buena familia. Puede ser tuyo otra vez si vences.

“Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos. ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes? ¡A menos que fracasen en la prueba! Espero que reconozcan que nosotros no hemos fracasado.

Pedimos a Dios que no hagan nada malo, no para demostrar mi éxito, sino para que hagan lo bueno, aunque parezca que nosotros hemos fracasado. Pues nada podemos hacer contra la verdad, sino a favor de la verdad. De hecho, nos alegramos cuando nosotros somos débiles y ustedes fuertes; y oramos a Dios para que los restaure plenamente” 2 Corintios 13:5-9. NVI.

TENTADO EN LA AUTO DETERMINACIÓN.

“ Si eres hijo de Dios, ordena que estas piedras se conviertan en pan” Mateo 4:3.

Al final del verso 2 del Capítulo 4 de Mateo dice que “Después de 40 días y 40 noches, Jesús tuvo hambre”. Sin duda estaba cansado, débil y hambriento. Una persona hambrienta tiene solo una cosa en mente….comida.

Cuando el tentador le dijo: “Si eres hijo de Dios” no implicaba que lo estaba tentando para probar que si era el hijo de Dios porque Satanás los sabía. Era un si de asumir y no de dudar. Es como si yo te dijera: “Si estás yendo a la cafetería, por favor tráeme un café capuchino”. El tentador de esa manera le decía: “Si eres hijo de Dios, usa tu poder y produce comida, no tienes que esperar hasta el final, tienes el poder y la habilidad para hacerlo ahora y a tu manera”. Eso es Auto- Determinación. Es Independencia y voluntad propia.

Es la primera tentación a la cuál estamos sometidos cada día. No depender de Dios, lo sabemos todo, tenemos experiencia y la habilidad. Gracias Dios Jesús no cedió sino con autoridad le dijo:

¨ Escrito está no solo de pan vivirá el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” Citó Deuteronomio 8:3. Mateo 4:11 dice: ¨Al terminar la tentación ángeles vinieron y comenzaron a ministrarle” ¡Qué hermoso cuadro!

Jesús no dijo El Mesías o el hijo de Dios ( refiriéndose a él) no sólo de pan vive” . Jesús se identificó con la raza humana y dijo: ¨No sólo de pan vivirá el hombre”. Esta diciendo y yo soy uno de ellos.
Nuestro desafío es vivir para Dios y no movernos en la auto-determinación sino en la dependencia de Dios.

TENTACION A LA PRESUNCIÓN.

Tomándole al pináculo del templo le dijo: “Si eres hijo de Dios arrójate , porque escrito está que los ángeles te recogerán” Mateo 4:5-7.

Jerusalén en ese tiempo se miraba como el centro del mundo y los judíos creían que el templo estaba en el centro de la ciudad que era a su vez el centro del mundo.

No hubo pináculo en el templo de Jerusalén, se sugiere más bien lo llevó a una parte alta del templo.

De esta manera está tentando a Jesús para que él usara la presunción de forzar la mano de Dios para que lo salvara al lanzarse. Los judíos amaban las señales y milagros espectaculares y esa era una oportunidad para que Jesús presumiera de cómo Dios lo amaba rescatándolo al tirarse del templo.

Con autoridad Jesús le dijo: “ No tentarás o pondrás a prueba al Señor tu Dios” Citó Deuteronomio 6:16.

Los hijos de Dios no podemos caer en esa tentación de querer que Dios haga los milagros que a nosotros se nos ocurran y caer en el papel de hijos de Dios presumidos que a veces hasta damos órdenes a Dios. Con esta actitud de Jesús frente a esta tentación nos enseña que Dios es Dios, no puede ser manipulado por su pueblo ni con oraciones, ni con ofrendas ni con servicios que hagamos a él. Estamos acá para servir a Dios, Dios no es nuestro sirviente.

No podemos usar nuestra tarjeta de crédito para comprar lo que queremos mientras decimos muy religiosamente: “ Dios me respaldará…Dios no me dejará avergonzado, el proveerá”. Eso es presunción.

TENTACION A LA SEDUCCIÓN.

La tercera tentación estaba ligada a la seducción “Le mostró todos los reinos del mundo y su gloria y le dijo:

“Todo esto te lo daré si postrado me adorares”. Mateo 4:8-10.

Una visión panorámica le mostró en relación a todos los reinos de la tierra.

Cuando Mateo dice “Le mostró” usa la palabra (δείκνυμι, deiknymi) que algunas veces tiene la connotación de explicar, demostrar o convencer.

El tentador tratará de convencer. Pero si estamos seguros en quién hemos creído, venceremos.

Le mostró “Los reinos y su gloria
Gloria es en griego (δόξα, doxa) que significa poder, influencia y fama.

¿En que consistía esa seducción? En, obténgalo ahora, sin precio, sin sufrimiento, sin esperar, sin procesos, sin caminar tanto. Ahora, sólo un gesto de adoración y ¡Listo!.

El “si eres hijo de Dios” ese “si” es diferente a los otros dos si del verso 3 y 6.
El “si” acá en verso 9 en griego es: (ἐάν, ean) mientras que en los versos 3 y 6 es: (εἰ, ei).. el “si” del verso 9 sugiere que Satanás no está seguro de la decisión del Señor, pero piensa que probablemente se arrodillará ante él.

Esta seducción es idolatría. Idolatría es todo aquello que le quita el lugar, el tiempo y la prioridad a Dios. Muchos están cayendo en esa última tentación. Éxito los arranca de sus hogares y de su relación con Dios.

Sacrificar convicciones por mejoras salariales, puestos políticos o fama es una sutil seducción.

El Señor con autoridad contesta:

“Ponte detrás de mi Satanás, al Señor solo adorarás y al él solo servirás” ahora cita Deuteronomio 6:13

Es en esta tentación que el Señor lo llama Satanás, que significa adversario. Esta es la primera vez que en Mateo aparece la palabra Satanás. En otras palabras eres un adversario y no puedes usurpar el lugar que sólo le pertenece a Dios.

Final de Gloria.

“Entonces los Ángeles vinieron y comenzaron a ministrarle”.

El verbo ministrar acá es (διακονέω, diakoneō) que se traduce como “atender sus necesidades”.

Maravillosamente ahora vemos que quién rehusó convertir las piedras en pan, es servido con comida por los ángeles, quién rehusó tirarse del templo para que los ángeles lo recogieran, ahora es servido por ángeles y quién rehusó tener los reinos bajo sutil seducción comienza en el mismo capítulo 4 verso17, a hablar del Reino de Dios.
NO cedas a la última tentación que te vendrá, di NO. Cita la Palabra de Dios, mira a Jesús que te contempla en Gloria y vive bajo la dimensión del Espíritu y verás la gloria de Dios cerca de ti, recuperarás lo perdido en el jardín y los ángeles te servirán y te fortalecerán. Amén.

“Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Así, pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo.

En la lucha que ustedes libran contra el pecado, todavía no han tenido que resistir

hasta derramar su sangre. Hebreos 12:2-4.

Dr. Serafín Contreras Galeano.
www.serafincontreras.com

Quantcast