Suscríbete a Renuevo de Plenitud
Compartir en Facebook

Ingrese su información para Accesar GRATUITAMENTE a su correo. Empieza bien tu día.





Síganos en las redes sociales!

La Sabia Hormiga

 Las hormigas, pueblo no fuerte, Y en el verano preparan su comida; Proverbios.30:25
(De las más pequeñas de la tierra, contadas entre los sabios)

Insecto himenóptero de diferentes especies, que generalmente vive en colonias instaladas en galerías subterráneas. Los machos tienen alas y son de vida más corta; las hembras también tienen alas pero las pierden después del vuelo nupcial. En su admirable organismo social hay, además, obreras. Estas no tienen alas y están encargadas de buscar alimento, preparar los nidos, hacer la limpieza y cuidar de las hembras, los machos y las larvas…En la Biblia, Salomón menciona las hormigas como ejemplo de laboriosidad y previsora sabiduría. Se gobiernan a la perfección sin tener gobernador, capitán, ni señor. Viven en sociedad, en hormigueros donde pasan recluidas en el invierno…Son llamados pueblo no fuerte, pero sabio, lo que me lleva a meditar que no es el ser fuerte lo que me puede llevar a ser sabio, si no, el ser sabio me lleva a ser fuerte…..pueblo que se prepara en el verano para saciarse en el invierno

¿Cuánto nos estamos preparando para el invierno de nuestras vidas?  Sabías que todo ser humano pasara por un verano y un invierno, los años productivos, son el verano de nuestra vida, y el invierno la vejez, los años de nuestra jubilación, cuando las fuerzas físicas van declinando…y llega el tiempo de tomar de lo que sembramos en el verano; en otras palabras, cosechar o recoger las gavillas de aquella larga o corta siembra que hayamos realizado…Sea bueno o sea malo….recuerdo que en una ocasión estaba esperando el cambio de semáforo, lo que me llevo a observar a un anciano que estaba pidiendo limosna, en el acto sentí mucha compasión, y pensé en lo triste que era su vida, ¿donde dormiría?, con quienes viviría?, etc., pero después vino a mi mente, ¿cómo habra sido su vida cuando era joven?, ¿cómo llego a esta condición?….

Eclesiastes.11:2 dice; Reparte a siete, y aún a ocho; porque no sabes el mal que vendrá sobre la tierra…Nadie puede saber cómo será el invierno de su vida, por eso la palabra de Dios nos insta a no detenernos a sembrar en bien hacer, nunca será mucho o suficiente lo que sembremos, al contrario cuanto más sembremos en el verano, más abundante cosecha en el invierno…Pero lo más hermoso en esto, es que así como hay una cuenta terrenal que podrás recuperar dependiendo de lo que hayas acumulado para el retiro en tu vejez, así hay una cuenta en el cielo, que en el tiempo perfecto, todo lo que hayamos sembrado nos será devuelto, aun con sus intereses…Pues uno de los atributos morales del Señor es que es Justo…
Hebreos 6:10  Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún…Nunca olvidemos que Dios es justo y por lo tanto en ese Banco celestial todo lo que hagamos por El y para El, tendrá grandes compensaciones.

Porque no sabes el mal que vendrá sobre la tierra. Eclesiastes. 7.11…en toda vida habrá bien y mal, siempre pasaremos por años llenos de bendición, pero también por años difíciles, y es ahí en esos momentos cuando verdaderamente necesitaremos de la ayuda de otros…y probablemente no sean las mismas personas a las que tú les serviste las que te ayuden, pero una cosa si se, que la cuenta la llevan en el cielo, y no aquí en la tierra…por lo tanto no es importante de donde vendrá nuestra ayuda, solo debemos de saber que Dios la enviara.

¿Y tú ya empezaste a prepararte? Amigo toda vida tiene un invierno y un verano, la misma creación del Señor, nos trae sabiduría… Las hormigas, pueblo no fuerte, Y en el verano preparan su comida… recordemos que no es el ser fuerte lo que me puede llevar a ser sabio, si no, el ser sabio me lleva a ser fuerte.

Querido amigo, querida amiga, como siempre dos opciones, preparándonos para el invierno de nuestra vida, o pasamos como simples, y sufrimos las consecuencias en la vejez. Tú decides.

Semillas de Vida
Elsa de Morán
[email protected]

Quantcast