Suscríbete a Renuevo de Plenitud
Compartir en Facebook

Ingrese su información para Accesar GRATUITAMENTE a su correo. Empieza bien tu día.





Síganos en las redes sociales!

Hoy… Estaré Dispuesto A Ser Quebrantado.

“De cierto, de cierto os digo que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo, pero si muere, lleva mucho fruto”.
Juan 12:24.

“He sido quebrantado muchas veces”. Así me dijo este hombre que hablaba conmigo mientras tomábamos un café.   “Creo que una vez más no podré aguantar. Ha sido una de tras de la otra y eso me ha drenado el espíritu”. Realmente al oír toda su historia mi corazón se estremecía.

No sabía que responderle. Decirle simplemente que confiará más en Dios o que orara más o que no dejará de asistir a la iglesia, no le iba a ayudar en nada.  El quería algo más sustancial.

Por qué Jesús dijo “Bienaventurados (totalmente felices) los que lloran, porque ellos serán consolados”.

“Las lágrimas son la sangre del alma”. San Agustín (354-439) Obispo y filósofo.

El trabajo del Espíritu es quebrar nuestro ego y nuestra voluntad para que podamos reflejar a Cristo.

Nuestra vida es como un grano de trigo. Una cáscara dura protege y encierra la vida. Para que la vida salga necesita la cáscara ser quebrantada, partida, despedazada, desmenuzada y entonces la vida fluye para dar vida a otros granos.

Jesús el Señor nos habló de esto cuando dijo: “De cierto, de cierto os digo que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo, pero si muere, lleva mucho fruto”. Juan 12:24.

“A veces no nos dan a escoger entre las lágrimas y la risa, sino sólo entre las lágrimas, y entonces hay que saberse decidir por las más hermosas”. Maurice Maeterlinck (1862-1949) Escritor belga.

Si hoy me niego a pasar por el proceso, perderé la oportunidad de crecer, ser refinado, purificado y proyectado. Mi vida más que una extensión en mis éxitos es la prolongación de vida en mis quebrantos.

Lo que parece duro en mi se deshace en el mismo momento que me abandono en las manos de aquel que me ha llamado a su muerte para luego se participe de su resurrección.

No hay vida que fluye a menos que mi orgullo sea hoy quebrantado y entonces podré ser humilde como Él lo es.

Señor, De ti aprendo que eres manso y humilde de corazón.  Siendo Rey de gloria descendiste a esta tierra tomando forma de siervo y te humillasteis hasta muerte y muerte de Cruz.  Hoy acepto con alabanzas todos los procesos de quebrantamiento que sean necesarios. En el Nombre de Jesús, Amén.

Dr. Serafín Contreras Galeano.
www.serafincontreras.com

Quantcast