Suscríbete a Renuevo de Plenitud
Compartir en Facebook

Ingrese su información para Accesar GRATUITAMENTE a su correo. Empieza bien tu día.





Síganos en las redes sociales!

EMOS: Una moda peligrosa

Una Moda PeligrosaDía a día nos enfrentamos a  nuevas corrientes o influencias que bombardean a nuestros niños, niñas y adolescentes. El problema de nosotros los adultos, es que a veces  estamos tan metidos en nuestra vida, en nuestros problemas, en nuestras responsabilidades, que perdemos tiempo valioso  para  conocer  que es lo que anda rodeando sus cabecitas.

La etapa de la niñez, preadolescencia y la adolescencia  están caracterizadas por la alta vulnerabilidad en que se encuentra el ser humano. El aprendizaje de vida y  los valores morales y espirituales, son puestos a prueba minuto a minuto. Necesitamos invertir en la  construcción de cimientos fuertes que les permitan soportan la presión.

Particularmente,  las etapas de la preadolescencia y adolescencia se caracterizan porque se  desarrolla una necesidad de pertenencia social y por la conformación de su identidad. Necesitan sentirse parte de un grupo, y no solamente sentirse parte, sino  también ser aceptados. Los intereses son cambiantes, piden ser más independientes, ser  parte en la toma de decisiones.  Ya no son tan pegados a mamá y a papá. Buscan ser reconocidos por sus iguales, llamar de alguna manera la atención.

Muchos adolescentes en ésta búsqueda pueden caer en trampas, porque insisto; están en un estado de vulnerabilidad. La necesidad de pertenecer a un grupo les puede llevar  a perderse en el camino.

Hace unos días, tuve la oportunidad de  conocer sobre una nueva moda que anda rondando a nuestros adolescentes. Más que una moda, es una corriente que ha tomado fuerza y que se extiende con rapidez. Tal ves usted reaccione con el asombro que yo lo hice, pues cuando me contaron de esta “moda” me sentí completamente descontextualizada….

¿Sabe usted que es ser un emo?

Esta es una nueva corriente que  no debe ser confundida con los llamados “punks” o “góticos”.

Psicológicamente hablando, es una corriente de mucho riesgo, pues  promueve y valida estados prolongados de depresión, la automutilación con navajillas,(cortarse las venas o romperse la piel). Al exigir ser extremadamente delgados, para poder ser aceptados como “emos”; de alguna manera se  aceptan la anorexia y la bulimia como caminos alternativos. A estos se podría asociar un probable trastorno de identidad, baja autoestima, tendencias suicidas, dificultades  para comunicarse, sentimientos de inadaptación y/o de vacío, dificultades en su identidad sexual y otros síntomas psicológicos.

Probablemente  también se acompañe de problemas familiares y hasta académicos.

El término “emo” tiene sus orígenes en la música hardcore y en el punk  durante los años ochenta, en Washington. Es música cargada de tendencias suicidas, tristeza y sentimentalismo.  Así, se le llamó a esta música “emotional hardcore” y de ahí es de donde surge  el término emo.

Esta son algunas características que distinguen a los emos:
-    Su vestimenta es muy particular: colores oscuros, preferentemente el negro, con diseños de cuadros o rosas, calaveras, corazones.  Tenis estilo vans. Con adornos de pulseras  con los mismos diseños.
-    Su cabello cubre  preferentemente su ojo izquierdo o  gran parte de su rostro.
-    Muestran poses de víctimas; como si estuviesen deprimidos siempre. De actitud pesimista y derrotista
-    Pueden recurrir al uso de drogas, como intento suicida o para tener el malestar de una resaca.
-    En muchos casos, es difícil distinguir si es hombre o mujer, pues la moda es muy similar; tanto en ropa, cabello, accesorios y hasta maquillaje.
-    Son asiduos a un tipo particular de música.
-    Son poco sociales, se relacionan principalmente entre emos. Solo pueden ser pareja de otros emos. Muchos de ellos aceptan las relaciones homosexuales.
-    Asiduos a  comunicarse mediante el Messenger. Su escritura se caracteriza por utilizar más las letras consonantes, por ejemplo: KiièRoH èzkaPaR ii dèzPèRTTaR ziin zabèR dèL TTiièmPoH, iiaH noH kiièRoH hablaR, zólo kiièRoH ènkonTTRaR un dííaH dèH Paz

Tristemente, debo contarles que hace poco tiempo, esta “moda” era exclusiva de adolescentes entre los 14 y 20 años. Sin embargo hace unos días tuve la oportunidad de conocer el caso de un niño de 10 años que ya se define así mismo como emo.  La influencia de otros adolescentes y la internet se han encargado de divulgar esta corriente con mayor fuerza.

Es preocupante que muchos padres y madres aleguen desconocimiento. Lastimosamente, los  he escuchado muchas veces en mi consulta decir, con mucho dolor;  “no me di cuenta, no lo vi venir….” Hablaba  también con una mamá que no tenía ningún tipo de control por el uso de la internet en su casa. Aún y cuando había criado a sus hijos bajo la fe cristiana, su hija menor empezó a tararear canciones de grupos de heaving metal…. Aunque usted no lo crea: las había bajado de internet.  Esta mamá reconoció apenada que su hija tenía más conocimiento que ella en la red!

La pregunta más importante es: ¿Qué puede llevar a un adolescente a este camino?  ¿Por qué  la apuesta a pertenecer a esta tendencia?

Muchos dirán  “mi hijo/a NO”, lo que sucede es que usted no puede aislarlos de la realidad. Los emos pueden estar en el colegio o en la escuela, en el barrio, en la familia. Si  vieran lo fácil que es  buscar en el internet información sobre esta corriente; inclusive, encontré espacios en donde se brindan pasos para convertirse en emos.

La pregunta clave será entonces ¿qué va a hacer usted con esta información?
Recuerde: hable con sus hijos e hijas. Conozca los ambientes en los que se desarrolla. Cuando usen internet, periódicamente  busque los sitios que han visitado.  Evite alarmarse si llegasen a  conversar  sobre estos temas. Averigüe de donde vienen las modas, puede ser que en ocasiones les  compremos ropa o accesorios que no sabemos que significan entre ellos/as.

La palabra de Dios habla sobre los postreros  tiempos. No podemos tener una actitud pasiva. Proverbios 22: 6 dice “instruye al niño en su camino, y ni aún de viejo se apartará de él.  Si buscamos sinónimos de la palabra instruir  podríamos aplicarlos de la siguiente manera:  enseñe, eduque, forme, perfeccione, alecciona, adiestre… esta es su responsabilidad.

Hasta entonces!

Licda. Tatiana Carrillo Gamboa.
Psicóloga y psicopedagoga.
www.RenuevoDePlenitud.com

Quantcast