Suscríbete a Renuevo de Plenitud
Compartir en Facebook

Ingrese su información para Accesar GRATUITAMENTE a su correo. Empieza bien tu día.





Síganos en las redes sociales!

El Perro

 

 

 

 

Leslie Dunkin contó de un perro que tenía cuando era muchacho. Su padre, de vez en cuando, probaba la obediencia del perro. Colocaba un tentador trozo de carne en el piso y daba esta orden: “¡No!”. El perro, que debe haber tenido una fuerte urgencia de tomar la carne, terminaba en una posición muy difícil: obedecer o desobedecer la orden de su amo.

Dunkin dijo: “El perro nunca miraba la carne. Parecía que pensaba que si lo hacía, la tentación de desobedecer sería demasiado grande. Así que miraba fijamente a la cara de mi padre.” Dunkin, entonces, hizo esta aplicación espiritual: “Hay una lección en eso para todos nosotros. Siempre mira el rostro del Maestro”.

Este es una gran ejemplo. Dios, nunca nos tentará a hacer lo malo. Sin embargo encontraremos muchas tentaciones en la vida, pero si mantenemos la vista fija en nuestro Señor Jesucristo, podremos sobreponernos a ellas.

-Leslie E. Dunkin-

Mateo 26:41 Velad y orad, para que no entréis en tentación: el espíritu a la verdad está presto, mas la carne enferma.

1 Corintios 10:13. No os ha tomado tentación, sino humana: mas fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podeís llevar; antes dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis aguantar.

Santiago 1:12 Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman.

Quantcast