Suscríbete a Renuevo de Plenitud
Compartir en Facebook

Ingrese su información para Accesar GRATUITAMENTE a su correo. Empieza bien tu día.





Síganos en las redes sociales!

El Perdedor Que Nunca Se Rindió

Cuando pequeño, su tío le llamó “Sparky”, en honor al caballo de las tiras cómicas, Spark Plug (bujía).  La escuela fue todo un desastre para Sparky.  Fracasó cada materia del octavo grado.  Fracasó Física en secundaria, obteniendo una calificación de cero.  También fracasó Latín, Álgebra e Inglés.  Y su rendimiento en los deportes no fue mucho mejor.  Aunque logró formar parte del equipo de golf del colegio, pronto perdió el único partido importante de la temporada.  Ah , hubo un partido de consolación… pero también lo perdió.

Durante su juventud, Sparky fue socialmente torpe.  No es que los demás estudiantes no gustasen de él, sino que a nadie le importaba mucho.  De hecho, Sparky se sorprendía si un compañero le saludaba fuera de horas de clase.  No hay manera de saber cómo le hubiera ido en una cita.  Nunca invitó a una chica a salir en la secundaria; temía mucho ser rechazado… ó quizá de que se rieran de él.  Sparky era un perdedor; él, sus compañeros… todos lo sabían.  Así que aprendió a vivir con ello.  Pronto se convenció de que si las cosas iban a funcionar para él, lo harían.  De otra manera, tendría que contentarse con lo que parecía ser su inevitable mediocridad.

Sin embargo, había una cosa importante para Sparky: el dibujo.  Estaba orgulloso de su trabajo; nadie más lo apreciaba.  Pero aquello no pareció importarle.  En su último año en la secundaria, sometió unas caricaturas al anuario; los editores rechazaron el concepto.  A pesar de este rechazo, Sparky siguió convencido de su habilidad; de hecho, decidió convertirse en artista.  Así que, tras terminar la secundaria, Sparky le escribió a los Estudios Walt Disney, quienes le pidieron muestras de su trabajo.  A pesar de la cuidadosa preparación, fue rechazado también… ¡otra confirmación de que era un perdedor!

Pero Sparky no se rindió.  En vez de eso, decidió contar la historia de su vida en caricaturas.  El principal personaje sería un niñito que simbolizaría al eterno perdedor y poco rendidor.  Le conocen bien porque el personaje de cómica de Sparky llegó a ser un fenómeno cultural.  La gente se identificó rápidamente con este “adorable perdedor”.  Les recordaba de los momentos dolorosos y vergonzosos de su propio pasado, de su dolor y de su humanidad compartida.

El personaje pronto se hizo famoso a nivel mundial: “Charlie Brown”.  Y Sparky, el muchacho cuyos muchos fracasos nunca le impidieron seguir intentándolo, cuyo trabajo fue rechazado una y otra vez… fue el exitoso caricaturista Charles Schultz.  Su tira cómica, “Rabanitos”, sigue inspirando libros, camisetas y especiales de Navidad, recordándonos—como alguien comentase alguna vez—que la vida nos da oportunidades a todos… aún a los perdedores.

La historia de Sparky nos recuerda un principio muy importante en la vida.  Todos enfrentamos dificultades y desánimo de vez en cuando; también podemos decidir cómo manejarlos.  Si perseveramos, si mantenemos la fe, si seguimos desarrollando los talentos únicos que Dios nos ha dado, nadie sabe qué puede pasar.  Pudiésemos terminar con una perspectiva y habilidad para inspirar que sólo viene a través de la dificultad.  En última instancia, no hay “perdedores” con Dios; ¡es sólo que a algunos ganadores les toma más tiempo desarrollarse!

CAPT J. David Atwater, CHC, USN
Fuente: http://academictips.org/blogs
La historia de hoy que, probablemente algunos han leído alguna vez ó tal vez conocieron por primera vez al momento de la muerte del famoso

caricaturista en el año 2000, no deja de inspirarnos a todos.  Estoy totalmente de acuerdo con la última frase del autor del pensamiento de hoy, parafraseada: con Dios no hay perdedores, tan sólo ganadores en vías de desarrollo… aunque algunos a una velocidad más lenta de lo que todos quisiéramos, pero de todas maneras, en camino al éxito.

¡No permita que nadie a su alrededor—y mucho menos al enemigo de nuestras almas—hacerle creer que Ud. es un fracasado tan sólo porque no le ha ido bien en alguna iniciativa.

Siga intentándolo y, ¿quién sabe? tal vez estemos hablando ó escribiendo de Ud. en unos pocos años.  Adelante y que el Señor les continúe bendiciendo.

Raúl Irigóyen
El Pensamiento Del Capellán

Quantcast