Suscríbete a Renuevo de Plenitud
Compartir en Facebook

Ingrese su información para Accesar GRATUITAMENTE a su correo. Empieza bien tu día.





Síganos en las redes sociales!

Caminando por la Avenida de la Oración

“Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de Nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra”  Efesios 3:14.

La oración es la avenida maravillosa para recorrer y entrar en el país de la sanidad.  Cuando me acerco a Dios y digo, OH Señor, que sea hecha tu voluntad, mi personalidad y mi naturaleza más profunda toca el lugar santísimo.

La oración me hace como niño, porque me hace depender del Padre celestial, en quién pongo toda mi confianza.

Se sin embargo, que mi gran lucha en este día es comenzar sin oración y sin mi tiempo de meditación, porque la sociedad en la que vivo, los periódicos, la televisión, las conversaciones y los compromisos intentaran echar al piso el tiempo que necesito pasar en oración.

Pero hoy quiero primero que nada caminar por las veredas de la oración.

La vida es dura en si misma y por ello debo tener mi tiempo de oración para enfrentar la dureza de esta vida.

Hoy  no quiero escoger la oscuridad del mundo, más buscar la luz de Dios a través de la avenida de la oración.

Hoy  he elegido regocijarme en la presencia de Dios.  Regocijarme en el hecho de su crucifixión y resurrección.

Es fácil tener fe en Dios cuando la vida se despliega en la manera como nosotros queremos, pero el verdadero poder de la fe se ve actuar cuando parece que nuestras oraciones no son contestadas y solo lo que rodea nuestra vida es la imagen de los tres días de crucifixión.

Sin embargo, si persisto en la avenida de la oración, a pesar de las sombras que puedan rodearme al final esa avenida me llevará a la gran plaza de la mañana de la resurrección.  Y entonces comprenderé que la esperanza no se pierde.

Cuando camino por la avenida de la oración entonces mi mente se alinea con la mente de Dios.

Cuando recuerdo que soy un hijo de Dios, entonces mi mente se alinea con Dios y puedo ver que el poder que abrió el Mar Rojo , cuando Moisés oró, es el mismo poder que rodea mi vida.

Hoy quiero alinear mi mente con la mente de Dios y la única manera de hacerlo es caminando por la avenida de la oración.

Señor gracias, por darme la oportunidad de caminar por esta hermosa vereda de la oración, nuevas experiencias contigo yo encuentro en ese diario caminar.   Amén.


Dr. Serafín Contreras Galeano
www.SerafínContreras.com
http://www.facebook.com/SerafinContrerasGaleano

Quantcast